Saltar al contenido

Invertir en criptomonedas ¿El Bitcoin es una burbuja?

  • mayo 24, 2018
  • by Rubby Sanchez


Sin duda alguna las criptomonedas son el mercado de negociación financiera que más en boga está en los últimos meses. La espiral alcista del bitcoin, la de más relevancia de todas las criptomonedas, cuya cotización ha llegado a alcanzar los 20.000 dólares a principios de 2018, ha hecho que tanto grandes inversores como pequeños pongan sus ojos en ellas.

Nacidas a partir del protocolo blockchain, la mayoría surgieron con el afán de servir como medio de pago para las operaciones en internet. Así apareció de hecho el protocolo bitcoin, que aunque parezca algo de hace pocos años el próximo 3 de enero de 2009 cumplirá nada más y nada menos que diez años.

A su calor han surgido más de mil criptomonedas más, unas con afán de convertirse en referente a nivel mundial, y otras mucho más operativas a nivel local o de una sola empresa.

A la hora de, como un pequeño inversor, invertir dinero en este mercado, hay que hacer una prospección previa y saber en cuáles merece la pena invertir y cuáles carecen de interés a efectos prácticos.

Desde nuestro punto de vista, habría que poner el foco específicamente en tres, en las que podemos comenzar a operar en 1000Extra.

En qué criptomonedas invertir en 2018

Bitcoin

La más importante con diferencia. Como decíamos hace unos párrafos, nacida en 2009, se atribuye su diseño a Satoshi Nakamoto, experto o expertos –no está claro- en criptografía que a finales de 2008 publicaron el protocolo en un portal especializado.

Te puede interesar: Comprar Bitcoin con Paypal

De los 100.000 millones de dólares que se estima que mueven las monedas virtuales, casi 41.000 corresponderían a esta moneda, de ahí su peso e importancia. Además se encuentra inmersa en un rally alcista que le ha llevado en el último año a pasar de cotizar a 1.500 euros a hacerlo hasta 16.300 en diciembre de 2017.

Quizás aquí radica su mayor interés, ya que la volatilidad que le afecta es altísima: en una jornada se pueden ver enormes subidas y fuertes bajadas.

Su futuro y capacidad de continuar creciendo en su valor depende de que las grandes corporaciones, así como los bancos centrales, hasta ahora reticentes a homogeneizar y validar su cotización en mercados secundarios, se pongan de acuerdo y la incluyan dentro de su portfolio.

Ethereum

La segunda moneda virtual en ponderación e importancia. De naturaleza similar al bitcoin, su mayor diferencia radica en el motivo que le vio nacer: facilitar la firma de contratos virtuales entre dos partes.

También se encuentra en un rally alcista, aunque más mitigado que el del bitcoin. Es una muy buena opción para inversores que quieran estar en criptomonedas pero de manera moderada. Empezó 2017 en menos de un euro y lo terminó rozando los 1.000. En estos momentos está estabilizada en cifras cercanas a los 600 euros, y con una volatilidad inferior a la de su hermana mayor.

Litcoin

Sería la tercera opción por la que abogamos. Presentada en 2011, su mayor ventaja es la velocidad de gestión, cuatro veces más rápida que bitcoin. Además se podrá minar más: hasta casi 84 millones de unidades, lo que permitirá que haya más unidades en funcionamiento, haciendo más operativa su cotización.